Entrenamiento online

¿Para quién está dirigida la modalidad online?

La modalidad de entrenamiento online está pensada para ajustarnos a las necesidades de todos aquellos que, por cuestión de tiempo, turnos rotativos en el trabajo o condiciones muy específicas, no podéis entrenar de manera presencial con un entrenador personal, pero tampoco queréis renunciar a cuidaros siguiendo una planificación individualizada y ajustada a vuestras características.

Disponemos de 2 opciones:

Opción 1: entrenamiento 100% online. 

¿Cómo funciona el entrenamiento online?

Podemos resumirlo en 4 pasos:

  1. Recopilación de información. A través de unos cuestionarios que recibís por correo electrónico sobre estilo de vida, objetivos, experiencias previas, lesiones o patologías. Esta fase es fundamental para poder ajustar la planificación.
  2. Entrevista inicial a través de Skype. Una vez estudiada toda la información y preparada la primera quincena de entrenamientos, realizamos una entrevista por Skype para explicaros lo planificado y solventar posibles dudas.
  3. Comienzo de entrenamientos. En esta fase es importantísimo el feedback reportado al entrenador después de cada sesión. Puede ser a través del correo electrónico o Whatsapp. No es necesario extenderse mucho, pero sí comentar si habéis tenido molestias con algún ejercicio, si os ha parecido muy o poco exigente, etc.
  4. Reunión quincenal. Tras las dos primeras semanas de entrenamientos realizaremos una reunión para comentar avances, sensaciones, dudas… y explicaremos la siguiente quincena de entrenamientos.

Opción 2: semipresencial, es decir, un entrenamiento a la semana con tu entrenador personal y la planificación del resto de entrenamientos que tendréis que realizar por vuestra cuenta el resto de la semana. Esta modalidad es perfecta para aquellas personas con poca experiencia en la práctica de actividad física y/o con alguna lesión o patología específica, que necesitan la ayuda de un entrenador, pero que disponen de poco tiempo. 

¿Cómo funciona esta opción?

  1. Recopilación de información. A través de unos cuestionarios que recibís por correo electrónico sobre estilo de vida, objetivos, experiencias previas, lesiones o patologías. Esta fase es fundamental para poder ajustar la planificación.
  2. Inicio de los entrenamientos. Pueden ser presenciales o a distancia a través de Skype. De esta manera el entrenador puede dar indicaciones y correcciones a la vez que se realizan los ejercicios. 
  3. Planificación semanal. Se explica y envía al terminar el entrenamiento presencial. 
  4. Comunicación y feedback. Al terminar cada sesión, es importante transmitir vuestras sensaciones, posibles dudas al realizar algún ejercicio o incluso, si habéis notado alguna molestia.

Puedes consultar las tarifas de ambas opciones en el siguiente enlace.

EmailFacebookTwitterGoogle++